Consejos para viajar tranquilo y seguro

Para viajar tranquilo y seguro, no solo basta con adquirir el billete de transporte, coger mochila, decir adiós y salir. Para unas vacaciones disfrutadas al 100%, se debe realizar una pequeña serie de cosas que nos ayudarán a disfrutar el viaje al máximo. 

A continuación, 12 recomendaciones que todo viajero debe seguir:

1.     Las prisas son malas consejeras, por lo que es recomendable preparar las vacaciones con tiempo suficiente comparando distintas alternativas de viaje. Planear cada parte del viaje con anticipación es un buen consejo, y, aunque cambien los planes mientras se realice el viaje, tener una línea base a la cuál apegarse al fin y al cabo. Además, hay destinos que requieren vacunas específicas, y algunas de estas, deben ponerse en varias dosis un tiempo antes. Infórmate sobre las enfermedades y otros riesgos posibles, y lleva información de sanidad en caso sea necesaria.

2.     Piensa bien que vas a llevar en tu viaje, la recomendación más importante es viajar ligero de equipaje. Debes dedicar el suficiente tiempo y consideración a esta decisión, llevar solo lo necesario e incluso un poco menos, pero de igual manera no debes dejar de llevar los artículos imprescindibles como un mapa o una brújula, aunque estos últimos dependerán mucho del lugar al que visites.

3.     No te hagas muchas expectativas antes de llegar al lugar. Si, es comprensible que te encuentres emocionado, pero no debes glorificar el lugar que estás por visitar, en cambio, debes estar abierto a todas las nuevas experiencias que se te pueden presentar durante tu travesía y no debes juzgar ni a las personas ni al lugar en el que te encuentras sin antes haberles dado una oportunidad de demostrarte su belleza.

4.     Asegúrate de llevar toda la documentación necesaria antes de viajar: documento de identificación o pasaporte es indispensable en cada viaje, visado si es necesario. También debes asegurarte de llevar los billetes de transportes correspondientes y documento de la agencia de viajes con el programa de viaje y teléfonos de contacto para cada lugar que vayas a visitar durante tu recorrido. La seguridad ante todo y nunca se puede ser demasiado precavido.

5.     Infórmate de las costumbres y las leyes del país que vas a visitar, que en muchos casos, diferirán de las leyes de tu país. Así como también de la religión del país al que están yendo, recuerda que respetar las creencias de otras personas es un deber. Una buena regla para seguir es hacerle caso al viejo refrán, a dónde fueras, has lo que vieras. Dedícate a observar los comportamientos de respeto y gentileza de las personas que te rodean y son nativos del lugar que has visitado, para no crear ningún altercado o inconveniente no deseado por el choque cultural.

6.     Siempre guarda en algún lugar seguro, el teléfono y dirección de la Embajada o Consulado de tu país en el destino al que viajas. En caso de detención, pide inmediatamente a las autoridades locales que comuniquen dicha circunstancia a tu Embajada. Recuerda que en un país extranjero, la autoridad responsable de ti en primera instancia es la embajada, y una vez entres en su territorio te encontrarás en lugar seguro. Esto no significa que se pueda faltar el respeto a las personas de la región, nunca se debe dejar una mala imagen del país al que representas.

7.     En caso de estancias prolongadas, deberás comunicarte y registrarte como transeúnte en la Oficina Consular. Recuerda que un Consulado Honorario únicamente desempeña funciones de asistencia urgente e inmediata. Así mismo, ten en cuenta los descuentos por estancias prolongadas. Intenta encontrar un hospedaje céntrico para que puedas explorar todo el espacio alrededor sin tener que realizar muchos cambios de estadía. Esto te ayudará a ahorrar dinero y tiempo, por lo que podrás aprovechar de mejor manera tu estancia en esa tierra nueva que has elegido visitar.

8.     Investiga y recopila toda la información que puedas del país al que vas, te ahorrarás muchas “metidas de pata” fácilmente evitables si consultas con Internet primero. La página de wikipedia del lugar al que vayas a visitar es un buen comienzo para indagar sobre posibles datos importantes que debes tener en cuenta antes, durante o después de tu viaje. Otras opciones, como páginas especializadas para viajeros, te brindarán testimonios de otras personas que hayan visitado dicho lugar, y posiblemente información valiosa que ninguna otra página de internet podrá brindarte.

9.     Conservar los boletos y facturas pagadas, estás pueden demostrar ante cualquier inconveniente que estás realizando un recorrido del lugar. También es bueno guardar los folletos publicitarios y los programas de viaje, sobre todo para orientarte y saber cuál será tu destino siguiente en caso de que se desorienten. En el caso de los catálogos, a veces es conveniente incluso llevarlos al viaje, ya que si surge algún desfase entre lo contratado y lo que nos ofrecen en destino, podemos exigirlo allí mismo con más fuerza. Es importante asegurarse de que todo lo ofrecido en los folletos debe poder observarse, si algo llegara a ser muy diferente, se pueden realizar quejas directamente con la agencia de viajes por publicidad engañosa.

10.  Intentar no viajar en las “temporadas altas”, o sea, cuando es más concurrido el destino que vamos a visitar. Al no encontrarnos con la multitud de viajeros que también desean ir a conocer el lugar, obtendremos varios beneficios. Sobre todo nos ahorraremos atascos (si viajamos en coche), aglomeraciones en los destinos turísticos, pérdidas de tiempo por esperas, incrementos de precio por temporada alta. Es importante recalcar que las temporadas altas mayormente existen por alguna razón, pueden suceder festividades especiales o tal vez algunos paisajes se aprecian de mejor o diferente manera según la estación en la cual realizamos la visita. Se debe saber balancear la comodidad con la exploración, para así poder crear el balance perfecto para nuestro viaje.

11.  Nunca te conformes con un servicio deficiente durante tus vacaciones. Hemos pagado un viaje en unas determinadas condiciones, por lo que si no se cumplen, deberían cobrarnos menos, e incluso indemnizarte por los perjuicios causados. La conclusión es reclamar, guardar todas las pruebas de los hechos y proceder a exigir nuestros derechos, tanto en el destino como a la vuelta.


12.  El viaje no termina cuando regresas a casa, las experiencias que viviste las vas a seguir disfrutando una y otra vez cuando las recuerdes. Extrañarás cada uno de los recuerdos más hermosos y sentirás arrepentimiento por cada actividad que dejaste, o no te alcanzó tiempo para realizar. No te preocupes, no será la última vez que experimentes esto, pasará con cada viaje que realices, pero cada vez se sentirá mejor, según reúnas experiencias de distintas partes del mundo.


Infografía viajes al caribe

Una interesante infografía para descubrir las principales estadísticas sobre los viajes al caribe.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Bandeja de Embutidos

¿Cómo cocinar albóndigas congeladas?

Cómo afecta el Calentamiento Global a la economía